NO HAY DATOS MENORES.

“NO HAY DATOS MENORES EN CUANTO A GEOPOLITICA EN ESTE SIGLO Y EN ESTA EPOCA”.

Diapositiva3

Diapositiva2

El vicepresidente de China, Xi Jinping, se ha convertido esta semana en el político más observado del planeta tras viajar a Estados Unidos y haberse entrevistado con Barack Obama. Será su puesta de largo ante la Administración de Washington, que le analizará hasta el más mínimo detalle. También los miembros de la delegación que le acompañan en esta gira examinarán su capacidad de liderazgo.

En juego están las futuras relaciones entre las dos superpotencias y el rumbo que seguirá China durante la próxima década, cuya dirección asumirá en dos etapas a partir del próximo mes de octubre.

Xi Jinping culmina esta semana un largo periodo de viajes, que le ha llevado a recorrer Europa, África, Asia y Latinoamérica, como parte de una planificada estrategia de promoción del próximo líder de la segunda potencia mundial. Y culminará su gira planetaria con una visita a la Casa Blanca, un gesto que inauguró su antecesor en el cargo, Hu Jintao, y que él consolida.

Se trata de una visita importante para Xi. Será la primera ocasión que tendrá de dar a conocer su opinión en Washington sobre los asuntos internacionales, así como sobre los temas que afectan a las relaciones bilaterales, como pueden ser los derechos humanos o el futuro del yuan.

Hasta ahora Xi era un dirigente prácticamente desconocido en Occidente, pero con mucha más proyección que sus antecesores. "En el extranjero se siente mucho más cómodo que Hu, ha viajado mucho más que él y tiene otro pedigrí, Xi es un principe rojo", señala Michel Bonnin, director del centro franco-chino de la universidad Tsinghua de Pekín.

Y es que este político nacido en la provincia noroccidental de Shaanxi hace 58 años conoce bien la mentalidad occidental. Su hermana vive en Canadá, uno de sus hermanos se marchó a Hong Kong cuando aún era colonia británica, su ex mujer vive en Inglaterra y el ha realizado varios viajes privados a EE.UU., donde su hija –bajo otro nombre– estudia en la universidad de Harvard. Una experiencia que hace que se maneje bien con el inglés.

Con su próximo ascenso a la cúspide del partido en octubre y a la del país en marzo del 2013, Xi Jinping encarna la llegada al poder de los llamados príncipes rojos, los hijos de los héroes revolucionarios que lucharon junto a Mao y que crecieron en un ambiente privilegiado restringido a los vástagos del régimen.

Es el miembro más prominente de la llamada quinta generación de dirigentes. Un grupo de hombres y mujeres convencidos de que deben acceder al poder porque son los herederos de los sacrificios de sus progenitores, que hicieron la revolución con Mao, luego fueron marginados y más tarde rehabilitados por Deng Xiaoping. Ese fue el caso de Xi Zhongxun, castigado en 1962 y más tarde recuperado para supervisar las reformas económicas en el país asiático antes de su muerte en el 2002.

Precisamente la situación de su padre fue un obstáculo en la proyección de Xi Jinping, según la prensa estatal. Con 15 años fue uno de los millones de estudiantes enviados al campo a trabajar durante la revolución cultural. Estuvo siete años sin volver a casa. Su ingreso en el partido fue una carrera de trabas. Hasta nueve veces fue rechazada su petición antes de ser aceptado en 1974. Y cursó estudios en la Universidad Tsinghua de Pekín después de que su padre escribiera una carta diciendo que sus problemas políticos no debían interferir en la educación de su hijo.

Tras licenciarse en 1979 Xi empezó su larga marcha hacia el poder. Su padre ya había sido rehabilitado y él entró a trabajar como secretario personal de Geng Biao, ministro de Defensa y viejo amigo de su padre. Un puesto que le daría conexiones militares imprescindibles para progresar.

En 1982, consciente de que el camino para llegar al poder pasaba por las provincias, pidió salir de Pekín. Primero fue a Shaanxi, luego a Hebei y más tarde a Fujian y Zhejiang, antes de recalar en Shanghai en el 2007, como jefe del partido. Regiones, todas ellas caracterizadas por un fuerte desarrollo económico.

De esa época se supone que habría obtenido el apoyo del grupo de Shanghai, que abandera el ex presidente Jiang Zemin, y del estamento militar, que le catapultó en octubre del 2007 a formar parte de los nueve principales líderes del partido.

Un trampolín que le serviría para alcanzar las máximas cotas de poder. Y así ha sido: en el 2008 fue elegido vicepresidente y en el 2010 vicepresidente de la Comisión Militar Central, cargo este último que ya le confirma en la práctica como el heredero del presidente Hu Jintao, en el 2013.

La influencia del clan

La carrera de Xi Jinping para alcanzar el poder en China constituye un caso de manual, según apuntó la sinóloga Agnès Andrésy en su libro Principes Rojos, publicado en el 2003.

En sus páginas, Andrésy señalaba entonces que su recorrido era "particularmente interesante porque se vale de todas las redes que hay en China para escalar posiciones". Se refiere a las influencias familiares para entrar en el gabinete del ministro de Defensa.

La popularidad que le da el hecho de casarse, en segundas nupcias, con una glamurosa cantante del ejército, Peng Liyuan, hija de otro veterano revolucionario.

Y los juegos de influencia que se derivan de haber cursado estudios en la universidad Tsinghua de Pekín, donde se educan las elites del país, de su paso por la Escuela Central del Partido y de su época de mishu o secretario particular de un alto mandatario.

Los ‘príncipes rojos’

La carrera de Xi Jinping para alcanzar el poder en China constituye un caso de manual, según apuntó la sinóloga Agnès Andrésy en su libro Príncipes rojos, publicado en el 2003. Andrésy señalaba entonces que su recorrido era "particularmente interesante, porque se vale de todas las redes que hay en China para escalar posiciones". Se refiere a las influencias familiares para entrar en el gabinete del ministro de Defensa como la popularidad que le da su matrimonio, en segundas nupcias, con una glamurosa cantante del ejército, Peng Liyuan, hija de otro veterano revolucionario. Y los juegos de influencia que se derivan de haber cursado estudios en la universidad Tsinghua de Pekín, donde se educa a la élite del país, de su paso por la Escuela Central del Partido y de su época de mishu o secretario de un alto mandatario.

Diapositiva1

YA NO MIRES EL PLANISFERIO POLITICO

Etiquetas de Technorati: ,,
Anuncios

Una respuesta to “NO HAY DATOS MENORES.”

  1. William Says:

    Las autoridades chinas han bloqueado las búsquedas en internet con las palabras “Xi Jinping”, nombre del actual vicepresidente chino y que se convertirá en marzo de 2013 en el nuevo líder del Partido Comunista y presidente del país.

    La censura llegó a raíz de un reportaje de Bloomberg sobre el multimillonario patrimonio y las inversiones de su familia, que rondarían la nada desdeñable cifra de 376 millones de dólares. La suma incluye una participación del 18% en una compañía de minerales con 1.730 millones de dólares en activos, y una participación de 20 millones de dólares en una compañía tecnológica. También se informa de una mansión con vista al mar en Hong Kong, con un valor estimado de 31.5 millones de dólares y “por lo menos” otras seis propiedades más, también en Hong Kong, con un valor total estimado de 24.1 millones.

    En principio las autoridades chinas bloquearon el acceso al sitio web de Bloomberg pero hoy la censura se ha extendido a las búsquedas a través de la palabra clave “Xi Jinping”. Estarán limpiando. Como es sábado…

    El acceso a Bloomberg sigue bloqueado.

    Vía | AFP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: