De cara al futuro de Trelew

Diapositiva1.JPG

ADONDE VAS TRELEW?

Hace unos días en campaña, el hoy flamante electo intendente de la ciudad de Trelew Máximo Pérez Catan, dijo en su discurso como propuesta de campaña que estaba dispuesto a llevar adelante un Plan Estratégico para la ciudad.

Nada mas necesario que reunir a todos los sectores hoy, y ver si podemos ponernos de acuerdo en que clase de ciudad queremos vivir, como la imaginamos y como nos proponemos llegar a esa visión y modelo de espacio urbano de concordia y convivencia en el futuro.

Esto significa pensar aspectos que trascenderán gobiernos circunstanciales, es decir, que será un plan que oriente claramente sobre lo que ya estamos de acuerdo y debe respetarse.

Esto no tiene que ver con lo que van a pensar y planear ellos o los “otros”. Esto tiene que ver con el “nosotros” y a Vos te toca tanto como a Mi en cuota parte de responsabilidad de involucrarme.

Para diseñar un plan estratégico, definir la misión, la visión, el modelo de ciudad, las fortalezas y debilidades, las amenazas y las oportunidades son esenciales y deben partir de un diagnostico real de lo que hoy tenemos, somos y de lo que no tenemos ni somos como comunidad de comportamiento.

También, debe tener un objetivo de gestión con calidad en valores muy claramente definidos que nos de, ante todo, reglas y entidad local sostenibles en el tiempo.

También debe tener consenso enriquecido por el debate participativo que se nutre de la diversidad de opiniones y perspectivas individuales para llegar a la concordia común, sólida y fortalecida por el convencimiento y la persuasión.

Un plan estratégico no es una cuestión menor.

Se trata de tomar decisiones fundamentales que determinarán la calidad de vida de nuestros hijos y nuestros nietos. Y de los hijos y los nietos de nuestros vecinos.

Desarrollo y Progreso, son dos avenidas a tener en cuenta para transitarlas al mismo tiempo.

Jamás una a expensas de la otra.

Porque, esta es la triste historia de nuestra ciudad en la actualidad. Presa de un materialismo progresista fruto de la improvisación que propuso Argentina en las últimas décadas, hoy es un conglomerado de cosas que representan valores materiales y económicos pero, devaluados en moral y ética para sobrellevarlos.

La inseguridad y el caos, son banderas que se agitan en el pánico cotidiano de cada uno de nosotros, sus habitantes. En cien metros de una cuadra, un robo o dos por día a pleno día.

Vecinos encarcelados tras rejas, alarmas y perros. Salir con miedo, volver con temor.

Brutalidades cometidas por menores de edad comandadas por delincuentes mayores de edad y sus cómplices, reducidores de mercadería robada, proveedores de droga, abogados defensores y una incompetente presencia del estado republicano municipal, provincial y nacional.

Nada más triste, que, vivir en una ciudad acosada por la delincuencia y la violencia en todas sus formas de representación y comportamiento.

La degradación de la familia como unidad celular principal de la transmisión de valores a sus hijos, no puede resultar efectiva, en las actuales circunstancias, ni en el intento chapucero de hoy de transformarla con parches, ni con la ingenuidad de pensar que no requiere de una estrategia compartida de todos los actores comprometidos, sincronizados, y determinados a un proceso de buena voluntad a corto, mediano y largo plazo.

El progreso es la ponderación de lo material y tangible, y es sano y bueno repensarlo en prospectiva, pero, jamás, en detrimento del desarrollo de las personas, que es en definitiva quienes disfrutaran o padecerán de los resultados.

Hay que hacer un inventario de todo lo bueno, y de todo lo malo que hay y que pasa en Trelew.

Y luego, repensar la ciudad que queremos.

Y en este plan hacia el futuro, no deberían faltar los aportes en materia de seguridad e inseguridad de la ciudad y de la comunidad, es decir, el modelo de funcionamiento y el de comportamiento. Para el primero, el plan de estructura y de negocios, para el segundo, el plan de vida que como ciudad queremos y deberíamos abonar para merecerlo. Es una tarea de todos donde no debe quedar nadie afuera.

Y por sobre todo, con visión de futuro, y crecimiento y desarrollo de Trelew, no debe faltar en ese plan estratégico, la figura de metrópoli.

El destino inevitable que por crecimiento demográfico tiene Trelew que tarde o temprano nos encontrara unidos territorialmente, con nuestros vecinos mas inmediatos, Rawson y Gaiman.

Esto significa, limites en condominio, responsabilidades compartidas, funcionamiento en conjunto. La laguna negra, ya es una seña en este sentido.

Ningún plan estratégico, debe ignorar por inmediatez de corto plazo, lo que nos vendrá en los próximos veinte o treinta años de crecimiento.

Seguridad y destino de metrópoli, deben comenzar a pensarse hoy, aunque, lamentablemente, sea un largo, penoso y difícil camino a transitar con paciencia en el devenir del tiempo futuro.

Mi nombre es Raúl Alesanco, coordino una red de emprendedores y vivo en Trelew, Chubut, Argentina, una ciudad que elegí para quedarme.

Etiquetas de Technorati: ,,,
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: