Congreso en Trelew: Invitada de Lujo.

LAURA PARIANI EN TRELEW

La exitosa escritora, autora del libro: “Cuando Dios bailaba el Tango”, disertara en el marco del XXV Congreso de Lengua y Literatura Italianas de A.D.I.L.L.I.

El evento se realizará los días, 24, 25 y 26 de Setiembre en Trelew, Chubut, Patagonia Argentina. Es la segunda vez que Trelew es sede del Congreso y en esta oportunidad coincide con los 25 años de ADILLI.

Red RADAR junto al Taller de Telar Mapuche tendrá un stand institucional como la vez pasada en la sala de aulas.

Las Autoridades de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, del Instituto de Investigaciones Lingüísticas y Literarias de la Patagonia (ILLPAT) y la Comisión Organizadora del XXV Congreso de Lengua y Literatura Italianas de A.D.I.L.L.I. invitan a docentes, investigadores y estudiantes a participar en el encuentro de estudios.

MAS INFORMES..

CORREO DE CONTACTO (CLICK AQUÍ)

 

 

ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE LA INVITADA…

Laura Pariani (Italia, 1951) es una de las escritoras italianas que mejor ha sabido llevar su experiencia familiar y personal al mundo literario. Galardonado con numerosos premios, como Alassio 2002, Alghero Donna 2002 y Gandovere 2002, y compuesto como un libro de relatos o una novela, Cuando Dios bailaba el tango recoge 16 relatos fascinantes contados por mujeres sobre la emigración italiana a Argentina. Son16 mujeres pertenecientes a seis familias italianas que se interrogan sobre el verdadero motivo que empujó a su hijo, su marido o su padre a abandonarlas o arrastrarlas hacia América. Capítulos que llevan todos ellos el nombre, el apellido, la fecha de vida y muerte de una mujer y el momento en el que emitió su pensamiento. Al no seguir un orden cronológico, las narraciones son como lamentos que viajan con el viento. Historias de amor fracasadas como cantan los tangos que aparecen desde el título y son citados al comienzo de cada capítulo. Las voces de las mujeres atraviesan el siglo XX, la dictadura, Evita, la historia de Argentina… que se convirtió en la historia de cada una de ellas, todo ello en una tierra dura, árida y seca.
Con un estilo alejado del sentimentalismo, de gran riqueza al conservar los giros dialécticos italianos y argentinos, Pariani nos acerca a la realidad del destierro. Mujeres aferradas a fotografías borrosas que tienen miedo de olvidar. Que no pueden volver sobre sus pasos y sienten el dolor profundo de la nostalgia. Algunas como Encarnada Majna, se agarran a los muertos. Otras, como Raquel Potock, viven del recuerdo de un amor que les arrebató la milicia. Vencidas por la miseria, la traición de unos hombres que no volvieron, todas lucharán con la añoranza de un destino diferente que no tuvieron por ser mujer. A pesar del aire melancólico que puede desprenderse de estas historias, el libro deja una idea de vitalidad y esperanza dada la entereza e integridad que habita siempre en los personajes femeninos de la novela.

Jacinta CREMADES

————————-

Un gran retrato argentino Un gran retrato argentino -con dos breves episodios chilenos- que atraviesa los acontecimientos de todo un siglo: las huelgas en Patagonia durante los años veinte, la matanza de los indios, la muerte de Evita, el terror durante la Junta Militar, los mundiales de 1978, el crac económico de 2001. En el centro de la historia, la memoria: no sólo la de las grandes ancianas -Encarnada, Catte, Socorro, Venturina-, que buscan que alguien retome sus historias, sino también la memoria, porque a las protagonistas de la novela no les queda otra alternativa que la de llenar el tiempo de la espera con sus fantasías. Ya que, en un universo en el que si bien mandan los hombres éstos permanecen siempre lejanos y apartados, las mujeres los escuchan con un solo oído y sin dejar de devanar sus historias entre ellas, como si dijeran. "Que hablen los hombres; nosotras las mujeres, sabemos lo que hay que hacer". Una novela de emigración vista del lado de las mujeres: las que se marchan con sus hombres, las que se quedan a esperarlos, las que endulzan la vida de los hombres solos más allá del mar sabiendo que no pueden esperar nada de ellos. Historias de los hombres que, de las mujeres del Nuevo Mundo, aman tan sólo a aquellas que les procuran placer por unos cuantos pesos; aquellas que no quieren uniones duraderas, porque ellos sueñan con volver un día u otro a Italia. Historias de dobles vidas, de mundos destinados a convivir de lejos pero que, cuando se encuentran no pueden por menos que explotar, como en las historias de Regalada, Eloísa o Provisoria. Historias del desarraigo que se experimenta al vivir en una tierra donde no se ha nacido, hablando otro idioma con un acento que nunca llega a ser perfecto, casi como si, en lugar de pertenecer a dos países, no se perteneciese a ninguno: tal es el caso de Silvia, Mafalda, Raquel. Historias de mujeres de apellido italiano pero para las que Italia no deja de ser una idea muy vaga: la palabra "mafia" para María, la poesía dantesca para Teresa, la estampita de la Virgen de Oropa para Nelida. Historias de pasiones frustradas, como sucede en los tangos que le gustan a Martinita y a Amabilina. Mujeres que hablan consigo mismas como Corazón, mientras amanece, en el recuadro de una ventana abierta sobre San Telmo, al ritmo de la música de Piazzolla; mientras también Dios, tangueando, hace su entrada en el nuevo día con una pirueta de bailarín consumado.

xxxxxx

"Patagonia Blues", uscito nel 2006, catapulta subito il lettore in Argentina, in un lembo di terra che è anche un topos universale nell’immaginario dell’esplorazione e dell’avventura. Di questa terra meravigliosa, ai confini del mondo, dove il vento soffia incessante ed i colori si accendono di sole, parleranno giovedì 28 ore 16 Laura Pariani e Paolo Crosa Lenz, tra le antiche pareti, ombreggiate e fresche, della Società Operaia di Verbania.

Chi frequenta la letteratura  di montagna associa subito la parola “ Patagonia” a quella del monte “Cerro Torre”, da molti ritenuta la più difficile parete del mondo (in Italia divenne famosa in seguito alla prima spedizione di Cesare Maestri, nel 1959, durante la quale perse la vita il suo compagno di scalata Toni Egger). Ma Patagonia significa anche esploratori e  scalatori, da Padre Maria De Agostini a Cesare Maestri.

Esiste, tuttavia, un’altra Patagonia, complementare a quella degli alpinisti: quella che gli appassionati della grande letteratura di viaggio hanno conosciuto leggendo le pagine di Bruce Chatwin. Laura Pariani rilegge e riscrive la Patagonia sulle orme dell’’illustre predecessore, e racconta la "sua Patagonia" a Lago Maggiore LetterAltura.  Con il paese sud americano la Pariani intrattiene un rapporto di anomala cittadinanza, alternando il soggiorno sudamericano a stagionali presenze sul Lago d’Orta. Infatti ambienta in Argentina anche un altro suo libro, “Il paese dei sogni perduti”.

Paolo Crosa Lenz è insegnante, giornalista e scrittore.

xxxxxxxxxxxxxxx

En la Argentina, antaño país de inmigración por excelencia, ha surgido cada cierto tiempo un tipo de escritor que ha expresado profundamente al país desde la lejanía de otra lengua. Así sucedió, por ejemplo, con el inglés William H. Hudson o el polaco Witold Gombrowicz. También podríamos recordar a Héctor Bianciotti o Juan Rodolfo Wilcock, quienes, tras formarse allá, viajaron a Europa y acabaron consolidándose como escritores en Francia o Italia. El caso de Laura Pariani, autora de éxito notable en Italia desde hace algunos años, pertenece a este linaje de escritores fronterizos.

Su primera novela traducida en nuestro país sigue los destinos de cinco familias italianas a través de los testimonios sucesivos de 16 mujeres que formaron parte de ellas. La estructura, interesante y bien trabada, se asemeja a un ciclo de cuentos que van adquiriendo unidad conforme avanzamos en la lectura y relacionamos un relato con otro. Además, como resulta fácil de imaginar en un libro de estructura tan heterogénea, hay capítulos memorables y otros que no lo son tanto.

Sin duda la historia argentina de la pasada centuria es un campo abonado que están cultivando literatos y cineastas en los últimos tiempos. Alguna vez se ha dicho que el desastre social y económico de la Argentina ha supuesto uno de los grandes misterios del siglo xx. Pariani recoge el reto y compone con habilidad un gran fresco nacional a través de las generaciones de inmigrantes que llegaron a una tierra difícil, cargados de ilusiones. No faltan, por tanto, episodios relacionados con las huelgas patagónicas de los años 20, la muerte de Evita o la represión militar. Sin embargo, la autora sólo alude a lugares y sucesos que, por otra parte, conoce bien, y prefiere ahondar en la perspectiva de las mujeres que sufrieron los avatares de un proyecto fracasado. El primer plano corresponde, pues, al drama de las esposas abandonadas, las madres solteras o las hijas sin padre conocido. En ocasiones son ellas mismas quienes tienen la palabra; en otras, la voz de la narradora lleva la batuta, en plena identificación con ellas. Por cierto, se trata de historias y problemas que, al margen de su distancia en el tiempo y el espacio, tienen plena vigencia en la España actual, cuando nuestro país está conociendo, en su vida cotidiana, otros dramas semejantes, traídos esta vez en un viaje inverso al que se cuenta en la novela. Las vidas de muchas mujeres de Ecuador, Colombia o Bolivia acaso tengan bastante que ver con las de las italianas que cuenta Laura Pariani.

Dicho esto, junto al tema de la mujer, destaca el del desarraigo. En medio de situaciones familiares difíciles y sometidas la mayor parte de las veces a una situación económica precaria, las protagonistas parecen poco interesadas en su identificación como argentinas. Más aún: muchas de ellas sienten una inevitable nostalgia por lo que han dejado atrás. En la abundante literatura que se ha escrito sobre el país austral, el problema del “ser” argentino juega un papel fundamental. Este hecho no responde a una simple especulación pseudointelectual, ya que los escritos de Borges, Marechal o Martínez Estrada avalan la seriedad del problema. Además, una experiencia que siente cualquier viajero mínimamente atento en la Argentina es, justamente, la omnipresencia de ese cuestionamiento por parte de los propios ciudadanos del país en todas las esferas de la vida pública y privada. Desde las novedades en las librerías o las entrevistas periodísticas a la charla familiar, son muy habituales las referencias a cómo son los argentinos o a cómo son vistos por los extranjeros. Pues bien: este gran tema de la realidad está casi ausente en la novela de Pariani. Quizás a los lectores argentinos les pueda llamar la atención, pero sucede que la autora escribe desde el lado de acá, desde la orilla italiana, aunque muestre un excelente conocimiento de las muchas cosas pequeñas que componen la vida cotidiana del país.

Así pues, dos temas interrelacionados interesan a Pariani: la mujer y su identidad, ésta última despojada del timbre nacional y enfrentada a una experiencia traumática de orden personal y familiar.

Para llevar a cabo su propósito, traza una telaraña de coincidencias y casualidades que, pese al interés que venimos señalando, no deja de tener algún inconveniente. Trataré de explicarlo en las líneas que siguen. Cuando estamos finalizando el libro, leemos una frase que viene a resumir todo su sentido. Al mirar atrás, la protagonista, la mujer que ha ido transitando por la mayoría de los episodios “descubre que ha vivido en una intrincada red de paralelas y lejanías, hecha de hombres que huyeron de la degradación del deterioro cotidiano y se construyeron una doble vida, y de amargadas penélopes que quedaron a sus espaldas”. Lo mejor y lo peor de la novela se encierran en estas palabras. De un lado, lo mejor: el entrevero de historias que discurren secretamente y van, poco a poco, tejiendo un tapiz humano de anónimas pero rotundas tragedias; de otro, lo peor: la excesiva reiteración de los mismos elementos en cada uno de los episodios, lo que, pasada la mitad de la novela, provoca que los desenlaces de cada capítulo resulten demasiado previsibles. El principal escollo de Cuando Dios bailaba el tango no radica en el título (tan llamativo como amanerado), sino en el exceso de redundancia que limita los muchos valores que, por lo demás, tiene Laura Pariani como prosista. Quizá no es casual que todos los matrimonios de las 16 historias sean infelices ni que la mayoría de las relaciones de pareja también lo sean, salvo, curiosamente, aquellas en las que participan hombres y mujeres de izquierda, además de la única relación homosexual del libro. En definitiva, Cuando Dios bailaba el tango es una novela militante, aunque esté bellamente escrita. Si no se trata sólo de pasar el rato con el libro, su visión ideológica de la realidad seguramente encantará a quienes se adhieran a ella y dejará más fríos a los que, como es mi caso, nos parece algo reductora. Los estereotipos encierran una gran parte de verdad (por eso llegan a convertirse en tales), pero la literatura tendría que mostrar una lectura más compleja de las cosas, sobre todo cuando se enfrenta a un plan tan ambicioso como el de novelar la vida de un país a lo largo de cien años. ~

xxxxxxx

En Flickr

LAURA PARIANI
(intervista a cura di Paolo Maccioni)
In uno dei suoi più recenti volumi pubblicati “Patagonia blues”, come già ne “L’uovo di Gertrudina” ed altri suoi libri, percorre le lande desolate della Terra del Fuoco. In un mondo che si rimpicciolisce e si affolla, sempre più esplorato e monitorato, pochi altri luoghi oggi hanno il senso di “finis terrae” come la Patagonia, un mito che resiste. Cos’è la Patagonia per Laura Pariani?
La Patagonia è un territorio immenso in cui si può ancora respirare il senso di una natura grandiosa e selvaggia: il vento che spazza le grandi pianure vuote dello spazio argentino; le cattedrali di ghiaccio che scivolano nei laghi andini; i vulcani innevati e le foreste di sequoie lungo la costa del Pacifico. Emozioni forti che il territorio europeo, così densamente abitato, non riesce più a darci. Naturalmente esistono anche in Patagonia luoghi raggiunti dal turismo di massa, quasi sempre poco rispettoso dell’ambiente… Io ho cercato di raccontare una Patagonia “altra”: quella che il turista mordi-e-fuggi non vede.
Oltre che la Patagonia, Buenos Aires, città letteraria per eccellenza nell’America Latina, che permea di sé e dei suoi rimandi letterari “Tango per una rosa” e “La straduzione”. Qual è il suo legame individuale e letterario con la città di Borges, Cortázar e Sábato, motore e teatro di tanta letteratura?
Buenos Aires è per me la città ostentosamente ricca della mia adolescenza negli anni Sessanta; la città spaventata e rabbiosa della crisi del 2001; la città degradata e caotica del 2002; la città che adesso sta risorgendo con testardaggine. Ci abito dall’anno 2000, per periodi sempre più lunghi: ne conosco i lati nascosti e mi affascina la sua vivacità culturale. Dalla finestra della casa di San Telmo, da dove sto scrivendo, vedo la cupola inquietante dell’antica Biblioteca Nacional dove Borges lavorò; la pensioncina dove visse in ristrettezze Gombrowicz; la casa che Onetti descrisse ne “La vita breve”… Buenos Aires è una di quelle città dove, a ogni angolo, ti aspetta una storia.
“L’uovo di Gertrudina” rievoca le tragiche vicende argentine di trent’anni fa. Oggi gli aguzzini della Giunta Militare vengono processati finalmente anche in patria. L’Argentina sta finalmente riscrivendo la sua storia recente?
Stanno cambiando molte cose. E la settimana scorsa vedere in televisione l’inizio del processo al “Tigre” Acosta e al “Rubio” Astiz, i torturatori che compaiono nel mio racconto “La voladora”, mi ha molto impressionato… Certo ci sono molte resistenze: basti pensare a Antonio Lopez, il testimone-chiave di uno di questi processi contro gli ex torturatori, che qualcuno ha fatto desaparecer il giorno prima che potesse fare la sua dichiarazione in tribunale.
Ricorrono nei suoi libri le storie di sconfitti, oppressi, sterminati come gli indios Mapuche, le suore recluse, i bambini lavoratori, privati dell’infanzia nella provincia italiana dell’Ottocento. Come sceglie a chi dar voce nella sua narrativa?
Se devo scegliere, sto dalla parte dei perdenti, dei marginali, quelli che la “storia ufficiale” trascura. La letteratura può essere anche questa rivincita: la possibilità di dare voce a chi non l’ha mai avuta.
Sia in “Tango per una rosa” che ne “La straduzione” e “La foto di Orta”, un frammento di biografia, ora di Saint-Exupéry ora di Witold Gombrowicz ora di Nietzsche, si anima e dà luogo ad una narrazione. L’immaginazione può colmare le lacune della storia?
In un certo senso, sì. Dei personaggi “scrittori”, che a volte sono stati protagonisti dei miei libri, ho scelto momenti della vita molto particolari, quasi sconosciuti: per Saint-Exupéry, il mistero della morte; per Nietzsche, la visita a Orta (il paese dove vivo quando sto in Italia); per Gombrowicz, l’oscurità e la miseria della sua giovinezza argentina. Bisogna tener presente che dietro ogni romanzo c’è un lungo lavoro di preparazione, di documentazione, di studio, di costruzione dei personaggi. E alla fine, come in ogni investigazione che si rispetti, l’intuizione ti fa da guida.
La sua struttura narrativa è spesso modulare, come in “Quando Dio ballava il tango”. L’unità di misura è comunque il racconto, e più racconti nel loro insieme danno luogo al romanzo. Quella breve è una forma narrativa a lei congeniale?
Romanzi di racconti e racconti in forma di romanzo… Più che di forma breve, per la mia scrittura parlerei di polifonia, non solo verbale ma anche strutturale: mi piacciono le partiture complesse che incrociano voci, punti di vista e toni diversi.
La sua scrittura è spesso giustapposizione di piani: voci che si accostano e sovrappongono, testimonianze e documenti, persino la metaletteratura, l’autrice che interviene sulla stessa opera. Come pianifica e gestisce questa polifonia in sede di creazione narrativa?
Parlare di “pianificazione” o “gestione”, è forse possibile in campo giornalistico; ma, se ci si riferisce alla narrativa, credo sia un discorso impraticabile. Quanto più scrivo narrativa, tanto più mi rendo conto che nei romanzi e nei racconti l’organizzazione delle pagine è un mistero: qualcosa che non si può apprendere né insegnare; e per questo le scuole di scrittura per la gran parte non possono dare risultati strepitosi…
La lingua di cui si serve mescola con felice disinvoltura italiano, dialetto, ispanismi. I diversi registri linguistici sono una ricchezza a disposizione dello scrittore o soltanto una moda dilagante in questi anni?
Sono nata agli inizi degli anni Cinquanta, quando tutto il mondo parlava dialetto; vivo in parte in Italia e in parte in Argentina, passando continuamente da una lingua all’altra. Per me, questa mescolanza di lingue è un fatto reale, non certo una moda. Essere bilingue ti insegna un grande rispetto per le parole: ti fa capire che non tutto può essere tradotto; e comprendi meglio le potenzialità e i limiti di ciascuna espressione linguistica.
Lei stessa ha illustrato la raccolta di racconti “I pesci nel letto”. La sua sensibilità pittorica ha in qualche modo influenzato la sua scrittura?
Per scrivere, come per disegnare, la qualità più importante è saper osservare, stare attenti ai particolari. La mia testa lavora per piccole immagini molto precise che, accostate, danno luogo a quadri o a storie. Perché disegnare per me è sempre stato un modo di raccontare storie.
Come si è avvicinata Laura Pariani alla scrittura?
Sono sempre stata una appassionata lettrice e ascoltatrice di storie. Questo credo stia alla base di ogni narrazione. Naturalmente ci sono molti modi di narrare: con il cinema, con la pittura, con il fumetto, con il teatro, con la scrittura… Per anni ho pensato che il modo di narrare che mi era più congeniale passasse attraverso l’immagine; alla scrittura sono perciò arrivata molto tardi. “I pesci nel letto” è una maniera di coniugare due linguaggi che amo entrambi.

PAGINA OFICIAL DE LAURA PARIANI

http://www.omegna.net/pariani/start.html

XXXXXXXXXXXXX

MAS SOBRE EL CONGRESO:

Tema:

La familia. Su rol y las relaciones familiares

Propuestas -no excluyentes- de estudio del tema:

  • Familia, Estado y política en la literatura italiana
  • Hijos, padres y abuelos: los discursos generacionales
  • Las formas de la ausencia: la emigración en la literatura italiana
  • El rol de la mujer en la familia italiana
  • La idea de familia italiana. Tradición y crisis

Temas permanentes:

  • Didáctica de la lengua
  • Lingüística y Literatura italianas comparadas con lenguas, con autores de habla hispana o con la cultura hispanoamericana.
  • La traducción

Sesiones de comunicaciones:

a) Comisiones temáticas de las ponencias.

b) Paneles temáticos autogestionados (relacionados con el tema del congreso, con algún autor, etc.)

Espacio joven

Se invita a participar en esta categoría a quienes se inician en la docencia y en la investigación. Los interesados deberán especificar que desean ser incluidos en este espacio en la ficha de inscripción. El arancel de inscripción corresponde a miembro activo.

Normas para la presentación de las contribuciones

Ponencias:

Las ponencias llevarán como encabezamiento:

– Título

– Autor

– Institución a la que pertenece.

– Resumen

La presentación de ponencias se limita a dos por persona.

Los trabajos de lengua deben presentarse en italiano.

La lectura de las ponencias no superará los 20 minutos.

Sólo se leerán las comunicaciones cuyos autores estén presentes en el Congreso.

Paneles autogestionados:

Las propuestas para presentación de paneles deberán incluir:

– Título del panel.

– Apellido y nombre de un máximo de cuatro panelistas.

– Institución a la que pertenece cada uno de los panelistas.

– Nombre, dirección postal y correo electrónico del moderador/coordinador.

– Resumen

La duración del panel no superará los 90 minutos.

Pautas formales que deberán cumplir todas las contribuciones:

Hoja A4 a doble espacio. Tipo de letra: Times New Roman 12. Márgenes: 3 sup.; 3 izq.; 2 inf.; 2 der. Las contribuciones no deben exceder las ocho (8) páginas, y los resúmenes, las 250 palabras.

Las notas bibliográficas se presentarán a continuación del trabajo y no superarán las 3 (tres) hojas.

La primera hoja del trabajo y el resumen llevarán como encabezamiento: título, autor e institución a la que pertenece.

El resumen se enviará por correo electrónico a la dirección: adilli2009@gmail.com

Plazo para la presentación del resumen: 31 de julio de 2009

El trabajo completo en soporte papel y en CD, deberá ser entregado durante el Congreso, al Coordinador de la comisión o del panel.

Los resúmenes presentados serán evaluados por una Comisión que seleccionará aquellos que se relacionen con la lengua y la literatura italianas, se ajusten a la temática del Congreso y cumplan con los requisitos de forma.

Una vez aceptado su resumen, el interesado deberá efectuar el pago del arancel de inscripción al Congreso. No serán incluidos en el programa quienes no hayan hecho efectivo su pago.

Aranceles: el monto de los aranceles será comunicado en la segunda circular.

XXXXXXXXXXXXXXXXXX

EMPLEO Y CONTRATOS

Nuevas ofertas de empleo: (2)

=========

Maestra de 6to y7mo G -TM – Capital

Excellere Consultora Educativa

http://www.idealist.org/es/job/336438-163

Villa Urquiza, Ciudad de Buenos Aires (Capita, Argentina

Salario:

Abogado/a Part Time

ACIJ-Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia

http://www.idealist.org/es/job/336396-109

Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina

Salario:

XXXXXXXXXXXXXXXXX

DE LAURA FOLETTO

LA EXPERIENCIA DE LA TOTALIDAD

Jennifer Hoffman

Nuestra experiencia espiritual de vida es un viaje de sanación, en el que nos comprometemos a dejar la seguridad y comodidad de nuestro Hogar y actuar como emisarios para el viaje de sanación de la tierra. Cada uno de nosotros, durante el curso de nuestras vidas, ha participado en la creación de las energías discordantes en el planeta y regresamos para participar en el proceso de sanar la vibración energética específica y única que hemos creado. Trayendo a la luz nuestras heridas y experiencias de separación desde nuestro Ser y nuestra Fuente, causadas por vidas de dolor, pena, desilusión, expectativas y la creencia en las limitaciones del espíritu y el poder del ego indicamos a nuestra voluntad que acepte la responsabilidad por nuestro papel en la separación y en la reconexión.

Al recordarnos a nosotros con el Espíritu, nos reunimos a nosotros mismos y a la familia de la humanidad a sus raíces espirituales y permitimos que la ascensión ocurra. Todos en el planeta están participando en ambos viajes de sanación, el propio y el de la tierra. Cada vida en la que hemos reforzado la creencia en la separación crea una oportunidad para que otro cree la totalidad. Este es un viaje de equilibrio, en el que permitimos que el cuerpo, la mente y el espíritu encuentren un centro común para que cada uno opere en completa consideración y participación con el otro.

Con frecuencia, pensamos que, a través de este viaje, debemos volvernos más espirituales y eso es una definición que nos ha hecho creer que la humanidad es un aspecto inferior, equivocado o imperfecto y que debemos superar nuestra humanidad para hacernos espirituales. Pero ya somos espirituales y cada uno de nosotros expresa su naturaleza espiritual hasta el punto de nuestro crecimiento del alma nos lo permita. Cuando estamos siendo “in-humanos” estamos completamente en la energía humana, sin espíritu, y estamos totalmente en la energía del miedo. Cada paso que damos hacia la integración de nuestra naturaleza espiritual dentro del aspecto humano introducimos la energía de amor incondicional. No hay nada malo con el lado humano de nosotros y cuando experimentamos problemas es porque el humano está operando sin las energías equilibrantes del espíritu.

La mente no es mala, destructiva e incluso defectuosa en su funcionamiento. El propósito de la mente es asegurarse que el cuerpo opere eficiente y efectivamente, proporcionando memoria y un cierto nivel de raciocinio dentro de la tercera dimensión. Cumple su propósito en una forma exacta e incluso mecánica. La mente, sin embargo, está limitada a su propia historia, memoria y limitaciones sin la perspectiva superior que proporciona el espíritu. Sin el cuerpo, la mente es inútil y sin el espíritu la mente funciona dentro de sus ciclos pre-programados de memoria e historia. Cuando trabaja con el Espíritu, la mente se expande más allá de sus límites tridimensionales y accede a niveles superiores de conciencia.

El cuerpo tampoco es malo o imperfecto y tiene dos propósitos: ser un envase para el espíritu e interactuar con otros humanos en la tierra. El cuerpo simplemente cumple los requerimientos del espíritu para una presencia física en la tierra tridimensional. Y el cuerpo funciona de acuerdo con la mente – hace lo que la mente le diga que haga. Sin la mente, el cuerpo es simplemente una colección de tejido y hueso, una forma que no puede funcionar, como vemos en personas cuya mente ha sido dañada y que están en un persistente estado vegetal.

Cuando juzgamos cualquier aspecto de nosotros mismos, del cuerpo, de la mente o del espíritu, nos salimos de la totalidad y entramos a la separación, esta vez desde nosotros mismos. Necesitamos que cada uno de estos aspectos de nuestro ser sea el todo y cuando nos enfocamos en uno y negamos los demás nos limitamos a nosotros y a nuestra habilidad para cumplir nuestro propósito. Como el único propósito de cada vida es convertirse en todo, con una parte que no sea más importante que la otra, todos los aspectos de nuestro ser están interrelacionados y sinérgicos y esperando que nosotros los recordemos en la totalidad, para unir las partes de nosotros en un ser equilibrado y energéticamente ilimitado trabajando en conjunción con el Universo. Cuando somos el todo podemos co-crear, porque lo hacemos desde una perspectiva integrada.

A través de nuestra historia como humanos, tenemos ejemplos de cuán limitados estamos cuando ignoramos nuestra totalidad para enfocarnos en un solo aspecto de nosotros. Con un enfoque en la mente, nos volvemos intelectuales, regidos por el ego y la lógica con compasión limitada. Con un enfoque en el cuerpo, nos volvemos auto-absortos y nuestra atención solamente está en lo físico. Con un enfoque en el espíritu, ignoramos nuestra humanidad y ya no podemos interactuar a un nivel humano. Y con un enfoque singular en cualquier aspecto de nosotros mismos, estamos en juicio y continúa la energía de polaridad y separación. Nuestro viaje a la totalidad requiere que honremos todos los aspectos de nosotros porque nuestra misión es volvernos humanos espirituales, incorporando la espiritualidad en la tercera dimensión para elevarnos más allá de la humanidad hacia una integración de todas las energías más allá de la tercera dimensión. Podemos hacer esto en nuestra vida y, efectivamente, lo estamos haciendo ahora.

Nuestra experiencia de totalidad se trata de estar en equilibrio, cuerpo, mente y espíritu teniendo una igual presencia y participación en nuestra realidad. Jesús nos recordó esto cuando dijo que íbamos a “estar en el mundo, pero no seríamos del mundo”. No podemos ignorar una parte de nosotros por otra ni podemos juzgar cual parte es más importante. Nosotros somos la trinidad, cuerpo, mente y espíritu, y es a través de la sinergia de la trinidad en equilibrio que completamos el proceso de ascensión.

Es a través del cuerpo y la mente que recibimos confirmación del cumplimiento de nuestro propósito del alma. Y es a través del cuerpo y de la mente que transmutamos energía para nosotros y el planeta. Cuando elevamos nuestras vibraciones energéticas, transformamos la presencia tridimensional del cuerpo en su potencial superior. Nuestras múltiples cadenas de ADN están listas para despertar una vez que podemos cargar físicamente su energía. No tenemos que hacer nada para que este proceso ocurra más que recordar quienes somos y permitir que el proceso de ascensión ocurra.

Nuestra única limitación en este proceso es el miedo del ego de que será superado por el espíritu y que morirá en el proceso. Ese no es el caso pues nuestro viaje hacia la totalidad es uno de integración, no de dominación. Es la falta de confianza en el espíritu y la ignorancia de nuestra herencia espiritual lo que crea esta creencia. La energía humana, cuando se enfoca en sí misma, cree que su poder viene de la dominación, del miedo y del poder externo. La energía del Espíritu añade equilibrio, nos centra y carga la vibración superior, el amor incondicional.

Es la combinación de todos los aspectos del ser lo que crea al humano espiritual, lo cual es lo que nuestro viaje a la totalidad está creando. Así como nuestro cuerpo contiene todos los aspectos necesarios para funcionar como necesita, funciona a su potencial superior cuando integra todos los otros aspectos de nuestro ser. Sin espíritu, ni el cuerpo ni la mente pueden encarnar nuestro propósito del alma, para completar nuestra misión de traer el cielo a la tierra. El espíritu recuerda el contrato del alma y cómo lo hemos completado en el pasado. Es por eso que nuestra conexión al espíritu es tan importante, porque sólo recuerda porqué estamos aquí y cómo podemos cumplir nuestra misión. Y nuestro viaje hacia la totalidad nos lleva a nuestro objetivo, crear el cielo en la tierra, interponer la energía del espíritu dentro de la experiencia humana para que estemos en equilibrio en cuerpo, mente y espíritu y seamos co-creadores con el Universo del Hogar en la tierra, maestros espirituales operando en la vibración del milagro.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

PINTURAS

Taller de Arte Popular Comunitario (VIDEOS)

RECIBIDOS EN MESA DE ENTRADAS…

Estimado Raúl. Me parece interesante el tema. ¿Quién es el entrevistado en el video?. Gracias
Hola María Claudia,

BOLIVIA

xxxxxxxxxxxxxxxxxx

VI TU VIDEO ES MUY BUENO FELICITACIONES.
SALUDOS

Elena Mexico

xxxxxxxxxxxxxxxxx

Buenos Aires,

Muy interesante

Como siempre Raúl, bordeando la audacia, los felicito un cariño Eva

xxxxxxxxxxxxxxxxxx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: