La Columna del Pirata…

 

Cortito y al pie.

Aahhhhhhhhhh… la República Argentina.

Cada vez mas gente piensa que la división de poderes hoy consiste en un sistema que mas que de balance de poder, es un escape elegante y eficiente de tener una forma extraordinaria de pasarse la pelota de uno a otro sin que nadie asuma las propias responsabilidades.

Todo el mundo conoce y reconoce ya que La Justicia “come hechos y caga sentencias”. Pero, pocos aciertan a entender que cuando se llega a esa instancia de hechos consumados es porque están fallando algunas instancias anteriores.

La existencia o no de leyes, ordenanzas y reglamentaciones adecuadas a la actualidad y luego en segundo término, el control preventivo y riguroso de aplicación de esas normas, leyes, reglamentaciones u ordenanzas por parte del poder ejecutivo y organismos creados a tal fin.

Es el caso patético de las concesiones públicas en manos privadas o privatizadas de servicios esenciales que revisten en muchos casos hasta claros ribetes de monopolio en sus prestaciones. Es decir, no dan lugar a opciones de igual tipo.

Agua, Luz, Cloacas, Transporte, Limpieza y Barrido Urbano, Telefonía, Gas entre otros, y en otras instancias, con otras características, los servicios de Banca y Financiamiento.

La letra chica de los contratos y acuerdos bancarios que constituyen verdaderas estafas a la buena fe, la falta de adecuada presión en el suministro de gas que no entrega las calorías que cobra y factura, las constantes transgresiones entre lo que se promete desde los “call center” y lo que se factura en el caso de los servicios de telefonía fija o Internet, son parte de innúmeros y desalentadores casos que deambulan entre reclamos y protestas en la defensoría del pueblo, los centros de apoyo al consumidor, en la calle con la desmoralización y abandono o finalmente en los archivos con telaraña de los tribunales argentinos.

Cada vez con más fuerza se transmite la sensación de la ineficiencia burocrática del estado en estos temas que tienen que ver con Grandes Empresas y ayuda a creer que con Grandes Negociados a los que nadie le quiere meter el dedo en la llaga.

El discurso vacío de verdaderos hechos contundentes de algunos funcionarios, enciende radios y televisores, pero no enciende mente ni corazón de los que lo escuchan.

Entre el discurso político y la realidad hay una gran y profunda brecha que fagocita toda credibilidad de que esto cambie.

Así la idea de República se parece más a una calesita sin fin que a una vía sensible de solución para los problemas de la gente.

El estado en su conjunto que no funciona, termina siendo funcional a los que acorazados de impunidad hacen de los servicios públicos un verdadero botín de guerra y desnaturaliza la esencia de justificar la necesidad de los sueldos aportados por los contribuyentes, dineros recaudados para los funcionarios encargados de representar al usuario, convirtiendose en una sarta de ineficientes prestadores que no terminan de darse cuenta que son parte ellos también de las maltratadas criaturas urbanas, víctimas de consecuentes de su inoperancia.

Cuando la calle empieza a zumbar, la oreja debe picar.

Entonces: Sería bueno, hacer algo por ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: