Argentina: Quo Vadis?

 

Quo Vadis Argentina?

Estamos en julio y en la Patagonia hace frío. Refregaba mis manos antes de picar en el teclado y me tome un segundo para dar un sorbo largo al mate caliente antes de escribir.

A donde nos lleva la Argentina de los Kirchner?

Me vino la pregunta solita. Es que, recibo todo tipo de información de sus cuartas líneas, los grupos tácticos y no puedo sacar nada en limpio.

Es como si recortaran libros y reportajes de Perón y los pegotean sin orden alguno sobre una hoja de texto y lo despachan al consumidor.

Una sopa ácida que nadie le pide al mozo en el restaurante. Fuera de contexto.

Que no dice nada. Nada que se pueda entender en el marco de la gente común que no vive de la política como fuente de oportunidades de riqueza propia.

Lo cierto es que, a Perón no hay que leerlo de memoria sino pensarlo.

De la misma manera que los radicales a Yrigoyen o Balbín.

No estamos en los años 70 y aunque todo se parece, nada es igual. Por eso los punteros del Kirchnerismo no tienen efecto, eficiencia ni eficacia.

Si no sabemos hacia donde vamos …. como carajo vamos a llegar…?

A nadie le gusta que lo manden como cordero al matadero. Perón dijo, entre otras cosas, “gobernar no es mandar, es persuadir”.

Es un comentario que me hago en voz alta no una crítica. Esta columna no tiene la idea de formar opinión sino de autoreflexionar sobre nuestro propio devenir en un contexto donde estamos pegados lo queramos o no.

Por mi formación de dibujante tengo una imagen del gobierno tal como se está manejando, me da la sensación de que solo muy pocos, dos o tres están pegados por un supositorio de poxipol en un viaje que se realiza en el asiento delantero de un automóvil ford de los 70. En el asiento de atrás un gabinete intercomunicado por mensajes de texto de celular entre los otros cinco o seis que se colaron en el transporte… y por debajo de ellos… Nada!

Anarquía, caos y una total falta de comunicación y sincronización.

Allí estamos nosotros, recibiendo órdenes mas que explicaciones de los punteros de cuarta línea en su mayoría jóvenes inexpertos a sueldo o incentivo que aunque entusiastas, lo que hacen, lo hacen mal.

Es esta la “autocrítica” que tímidamente se animan a espetar algunos embarcados en este Proyecto de País, que como dije antes. No lo terminamos de entender en el contexto actual, de un mundo que cambió, que sigue y seguirá cambiando cada vez más…

Cuesta participar. Porque en este modelo elegido, participar se parece a estar parado en el medio del asfalto, a la buena de Dios, rogando que los que vienen y los que van, nos esquiven y no nos atropellen.

Es una lastima porque, la receta para salir de esta Argentina que pierde todos los días una oportunidad de estar bien, de estar mejor, necesita que todos nos pongamos en la línea que nos lleve a buen puerto. Pero, sabiendo con consenso, persuadidos, cual es el puerto en el que vamos a desembarcar.

William Otti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: